Declaración de Fe

 

Creemos en un solo Dios, ¡Santo, santo, santo! Perfecto e incomprensible en la inconmensurable gloria de Su completa majestad. Eternamente existente en tres personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, una sola sustancia, pues son un sólo Dios. Sin embargo, en tres distintas personas, quienes actúan como uno sólo y para un sólo propósito: Su gloria. Creemos que al Padre le ha complacido elegir a un grupo de seres humanos, desde la eternidad, con base únicamente en Su santo consejo y no por ningún actuar humano sino de pura gracia, para salvarles de las consecuencias del pecado que habían cometido, mediante el enviar a Jesucristo, su único Hijo, para vivir una vida perfecta en su favor, y sufrir la muerte que ellos merecían, muerte de cruz. Él fue sepultado, al tercer día resucitó, y ascendió a los cielos, donde se encuentra a la derecha del Padre, intercediendo por su iglesia. Creemos también en el Espíritu Santo, que actúa en nuestros corazones, primeramente, para resucitarnos espiritualmente, de manera que nuestros corazones sean sensibles al mensaje del Evangelio, y posteriormente, para santificarnos y moldearnos conforme a la perfecta imagen de Cristo. Creemos que este conjunto de personas elegidas desde la eternidad, conforman la santa iglesia católica (universal), la cual ha sido enviada a hacer discípulos de todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que Cristo ha mandado, pues ha sido comprada por precio. Anhelamos ahora con esperanza la segunda venida de Cristo, la resurrección de la carne, y el completo establecimiento de Su reino de paz, para reinar con Él en gloria.

Amén.

 

Puedes descargar la versión extendida de nuestra Declaración de Fe haciendo click sobre el siguiente enlace.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: