14 Abr 2020

¿Cómo Iniciar con la Adoración en Familia?

Por Dr. J. Alberto Paredes

¿Cómo Iniciamos en esta Práctica?

Si bien los argumentos pueden ser buenos y los resultados sonar prometedores, muchas veces uno de los más grandes obstáculos es nuestra inexperiencia. ¿Cómo podemos pues, iniciar esta práctica? Permíteme sugerir algunos consejos:

  1. Platica pacientemente a tu esposo o esposa lo que has aprendido sobre el tema. Si tu esposo o esposa comprende que la Adoración Familiar es una forma de obedecer al Señor, discipular a la familia, cumplir con nuestros llamados particulares en el hogar, crecer en santidad, etcétera, será mucho más sencillo tener su apoyo y participación que si únicamente lo traes a la mesa como una idea personal. Si tus hijos son suficientemente grandes para ello, también pueden ser incluídos en la conversación. Después de estudiar el tema por un par de semanas, la actividad puede comenzar de forma más natural.
  2. Considera a toda la familia. En tu devocional personal, puedes elegir tus lecturas, tus cantos, tu oración puede durar seis oras si tu quieres. Sin embargo, así como el pastor de una congregación no debe predicar un pasaje sólo porque es su favorito, o poner un himno sólo por que es el que más le gusta, así también el pastor de la familia debe considerar a toda su familia. Considera la duración, composición del tiempo, las lecturas conforme a quienes integran tu familia. Este es un buen momento para practicar el amor sacrificial. Quizá estemos muy emocionados por la serie de hermenéutica de Enviados y querramos exponer nuestro estudio personal de Apocalipsis a nuestros hijos de 4 y 2 años, pero quizá un Salmo o el libro de Proverbios sea algo más amigable para ellos.
  3. No descuides tu devoción personal, úsala. El utilizar tu tiempo devocoional personal puede ser treméndamente provechoso. Puedes orar por esta actividad que deseas iniciar. Puedes orar por el corazón de cada uno de los miembros de tu familia. Puedes estudiar por adelantado el pasaje bíblico a tratar, etcétera.
  4. No Estás Solo. No eres el primero que se adentrará en las riquezas de la majestad de Dios a través de la exposición semanal de su Palabra en familia. Por tanto, no actúes como si lo estuvieras. Pide a tus hermanos de la iglesia que oren por ti, pide ayuda y recursos a tu pastor. Utiliza otros recursos como libros de estudio, catecismos, o incluso quizá devocionales o artículos de Enviados México para que te ayuden como guía al comenzar esta práctica. Repito, ¡no estás sólo en esto!

Sabemos que no será sencillo comenzar, sabemos que habrán obstáculos. dificultades en el camino. El siguiente artículo profundizará un poco más en esos temas, sin embargo, debemos recordar que es el Espírtu quien nos capacita para toda buena obra. Dependemos úncamente de Él. En Enviados México es nuestra oración que puedan iniciar con esta práctica para la gloria de Dios y el extendimiento de su reino.

Médico graduado de la Universidad Anáhuac Mayab. Director y Fundador de Enviados México. Estudiante de Maestrías en Divinidades y en Estudios Teológicos del Seminario Teológico Reformado de Charlotte, Carolina del Norte. Ha publicado entradas en otros ministerios como Dios es Santo; y artículos oficiales en el Christian Research Institute. Pasión creciente por la Palabra, y pasión por su país. Promoviendo la Reforma en México, Por Su Gracia…Para su Gloria.

Otros artículos

Teología Sistemática

¿Qué Significa Ser Reformado? Pte.2

El teólogo Philip Ryken escribió en cierta ocasión que el “calvinismo no es solamente un conjunto de doctrinas, sino toda una manera de vivir.”[1] Veamos, entonces, la forma en la que debería vivir un verdadero calvinista. Ortopraxis: La vida de un reformado Todo verdadero calvinista vive humillado ante su Dios,

Teología Sistemática

¿Qué Significa Ser Reformado? Pte.1

En la década de los 90’s, Laurence M. Vance escribió en su libro titulado, El otro lado del calvinismo, las siguientes palabras: “Nada amortiguará [debilitará] más una iglesia o sacará a un joven del ministerio que la adhesión al calvinismo. Nada fomentará más el orgullo y la indiferencia que lo