Venezuela: Una Oración de Justicia

En medio de todo el caos que vemos en televisión, y más para quienes hemos tenido la dicha de conocer, convivir, y amar a algún hermano venezolano, es evidente que el estado de derecho se ha corrompido en ese país, y rápidamente tenemos el instinto de gritar ¡Justicia! Y está bien. Es correcto pedir justicia. Sin embargo, recordemos que la verdadera justicia es aquello que se apega a los estándares bíblicos. La justicia perfecta es encontrada únicamente en Cristo, y muchas veces sería mejor rogar por gracia y por misericordia. ¿Cómo podemos orar por y con nuestros hermanos en Venezuela? Así es, no solo por ellos, sino con ellos...

Tragedia en Tlahuelilpan

No pensamos que un ducto se fuera a romper. No pensamos que un grupo de pobladores fuera a robar gasolina. No pensamos que fuera a terminar en tragedia. No pensamos… pero, sucedió. ¿Qué hacemos ahora? ¿Cómo interpretamos lo sucedido?

Si nos preguntáramos qué es lo que está debajo de todo este movimiento transformador del nuevo Presidente de la República, ¿qué responderíamos? ¿Una necesidad de cambio? ¿Una buena y loable intención del nuevo presidente?
Las buenas noticias son que no tenemos que quebrarnos la cabeza para descifrar la respuesta a esta pregunta...

¿Buenas Intenciones?

Debemos someter todas y cada una de las palabras e ideas del ‘elegido’ del pueblo a la verdad bíblica. Es importante que cada uno de nosotros hagamos este ejercicio siempre, y con todas las personas, pues la Palabra de Dios es la única autoridad confiable para nuestras vidas...

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑